Carlos Jaramillo Vela

La columna

2023-01-24 - Carlos Jaramillo Vela


· Caso Yasmín Esquivel: cada vez más enmarañado.
· El presidente intenta ideologizar el atentado contra Ciro Gómez Leyva.


 

El sonado asunto del supuesto plagio de tesis profesional cometido por Yasmín Esquivel Mossa, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), parece tornarse cada vez más complicado. Luego de que en semanas anteriores todo parecía indicar que la ministra sí era responsable de plagio académico, al supuestamente haber utilizado para titularse como abogada una tesis previamente elaborada y publicada por el también abogado Edgar Ulises Báez, las nuevas versiones publicadas por algunos medios de comunicación, e incluso confirmadas por la maestra Martha Rodríguez Ortiz -ex asesora de tesis de Yasmín Esquivel y Ulises Báez-, parecen absolver a la ministra de culpabilidad alguna.

 

En periódicos digitales e impresos han circulado varias imágenes en las que, supuestamente, Ulises Báez aparece ante el notario público Amando Mastachi Aguario en el momento en que supuestamente firma unos documentos en los que reconoce haber utilizado para la elaboración de su tesis profesional fragmentos de la tesis de Yasmín Esquivel. Además, en entrevista concedida al periodista Joaquín López Dóriga, la maestra Martha Rodríguez Ortiz declaró haber compartido a Edgar Ulises Báez la tesis de Yasmín Esquivel, en el tiempo en que éstos eran alumnos recién egresados de la carrera de Derecho y recibían el servicio de asesoría de tesis que ella les brindaba.

 

Aunque aún no se sabe quién plagió a quién, lo cierto es que el asunto no solo ha generando enorme controversia, permaneciendo como encabezado de los medios y noticieros nacionales durante al menos tres semanas, sino que ha puesto en aprietos a la SCJN, y confrontando incluso al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador con la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Una de las características distintivas en el comportamiento del presidente Andrés Manuel López Obrador es su tendencia a tratar darle un sesgo político-ideológico a todos los asuntos. El mandatario ideologiza y politiza casi cualquier tema que se pone a su consideración, ya sea éste de carácter económico, jurídico, académico o social. La proclividad que tiene presidente para tratar de llevar los asuntos por el sendero que él considera pertinente a sus pretensiones e intereses, ha quedado manifiesta durante sus conferencias de prensa mañaneras, en las cuales suele disertar sin oposición alguna sobre todo lo que se le ocurre, con argumentos a su modo y conveniencia.

 

El caso del atentado cometido el 15 de diciembre de 2022 contra el periodista Ciro Gómez Leyva no ha sido la excepción, ya que el presidente López Obrador sucumbió a la tentación de darle una connotación político-ideológica, al afirmar que tal agresión podría ser un “auto atentado”, o un plan fraguado por el “conservadurismo”, con el propósito de desprestigiar a su gobierno. La actitud del

presidente desagradó a ciertos sectores de la sociedad, y principalmente al gremio periodístico, donde nadie concede credibilidad a las especulaciones del jefe del Poder Ejecutivo Federal. Lejos de respetar a Gómez Leyva y guardar sensatez respecto a la complicada circunstancia por la que éste atraviesa, López Obrador ha lanzado una embestida contra el periodista, al insinuar que la agresión de la que fue víctima es una simulación auto planeada, lo cual no solo es indignante sino que carece de fundamento. Son reprobables moral y políticamente las maniobras mediantes la que el presidente López Obrador intenta desvirtuar los hechos del ataque a Gómez Leyva




Comenta con tu cuenta de Facebook