Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Domingo, 22 de octubre del 2017
A Dios sea la gloria.

Sergio Armando Castillo

Y ESO QUE ERA SU AMIGA…

2017-09-25 - Sergio Armando Castillo


El pasado 23 de septiembre, fue un día difícil, triste, de sentimientos encontrados. Los periodistas, la familia, amigos y la sociedad chihuahuense, estuvimos recordando los primeros seis meses, de que la compañera Miroslava Breach Velducea, fuera ultimada a manos de una "poderosa" familia de narco-políticos de la región serrana y sus sicarios.


 

El gobernador Javier Corral y su aparato ministerial y policial no ha querido o no ha podido, ir por al menos, dos responsables directos de ese crimen que nos sigue agraviando a muchos.

Tampoco se ha informado, ni se ha dicho, si el Estado se ha coordinado, organizado o aliado con el ejército o la Policía Federal, para la coadyuvancia en las órdenes de aprehensión contra el o los autores intelectual y material del asesinato, ello, por las características y condiciones propias del caso.

Lo anterior,  porque se sabe que donde se ubican los homicidas, es una zona de "alerta" roja, respecto del control geográfico, social, económico y hasta político por parte del crimen organizado.

Como sea, el gobernador debe explicar qué está haciendo al respecto, con concreción y responsabilidad, porque seis meses de impunidad, en este asunto como en otros, son muchos.

Por la gravedad del tema, las características propias del mismo, en entorno, el tiempo de suceso y demás elementos, a estas fechas no es aceptable que el mandatario y sus investigadores de la FGE, argumenten que no se pueden dar a conocer pormenores de la carpeta investigativa.

Eso no es justificación para no informar a los cercaos a Miroslava, a los medios y la comunidad, qué ha sucedido con el reprobable asesinato de la compañera. El “tiro” con los operadores del crimen está, desde antes, más que cantado, y la administración de Corral, y él mismo, debe actuar ya para la captura de los culpables.

Y si, como ha dicho Corral, él no ha pactado con los capos narcos, ni dará tregua al que ordenó la muerte de Miroslava, por escribir y publicar la verdad, tiene que actuar pronto, solo o con apoyo de la federación.

El Gobierno del Estado ha dicho, prácticamente desde el día siguiente de los hechos,  que ese acto cruel y cobarde, ha sido  resuelto, y como suele pasar, las primeras 48 horas fueron cruciales para el esclarecimiento.

Según las autoridades estatales, ya concluyó en su totalidad la investigación del homicidio, y sólo falta la detención de los autores materiales e intelectuales, los cuales se encuentran plenamente identificados. ¿Entonces?

El gobernador Javier Corral, expresó en varias ocasiones que la principal línea de investigación fue la narcopolítica y si consideramos que el alcalde de la zona, donde se supone, radican los homicidas, mismo lugar de donde se originaron las amenazas a la periodista, era un panista, como también los hubo de extracción priista, estamos hablando de un fenómeno de  narco-política doméstica y cercana.

Como lo reseñó la propia colega Breach Velducea en vida, en aquellos lugares, las siglas partidarias han sido la vía para llegar o conservar el poder y los cacicazgos políticos y económicos, para controlarlo todo. Da lo mismo que sea a través del PRI o del PAN, porque, en el caso concreto del crimen de Miroslava, hay vasos comunicantes entre los dos partidos.

Por lo tanto, al gobernador Corral, no le queda más alternativa que idear una estrategia inteligente y audaz para atrapar a los verdugos de nuestra colega” lo más pronto posible. Si no lo hace, yo, que lo considero un hombre bueno, sinceramente, prefiero que nunca me llame "amigo", tal como se expresó que estimaba a hoy desaparecida Miroslava... Él tiene la decisión y la palabra.

Y ESO QUE ERA SU AMIGA… El pasado 23 de septiembre, fue un día difícil, triste, de sentimientos encontrados. Los periodistas, la familia, amigos y la sociedad chihuahuense, estuvimos recordando los primeros seis meses, de que la compañera Miroslava Breach Velducea, fuera ultimada a manos de una "poderosa" familia de narco-políticos de la región serrana y sus sicarios. El gobernador Javier Corral y su aparato ministerial y policial no ha querido o no ha podido, ir por al menos, dos responsables directos de ese crimen que nos sigue agraviando a muchos. Tampoco se ha informado, ni se ha dicho, si el Estado se ha coordinado, organizado o aliado con el ejército o la Policía Federal, para la coadyuvancia en las órdenes de aprehensión contra el o los autores intelectual y material del asesinato, ello, por las características y condiciones propias del caso. Lo anterior, porque se sabe que donde se ubican los homicidas, es una zona de "alerta" roja, respecto del control geográfico, social, económico y hasta político por parte del crimen organizado. Como sea, el gobernador debe explicar qué está haciendo al respecto, con concreción y responsabilidad, porque seis meses de impunidad, en este asunto como en otros, son muchos. Por la gravedad del tema, las características propias del mismo, en entorno, el tiempo de suceso y demás elementos, a estas fechas no es aceptable que el mandatario y sus investigadores de la FGE, argumenten que no se pueden dar a conocer pormenores de la carpeta investigativa. Eso no es justificación para no informar a los cercaos a Miroslava, a los medios y la comunidad, qué ha sucedido con el reprobable asesinato de la compañera. El “tiro” con los operadores del crimen está, desde antes, más que cantado, y la administración de Corral, y él mismo, debe actuar ya para la captura de los culpables. Y si, como ha dicho Corral, él no ha pactado con los capos narcos, ni dará tregua al que ordenó la muerte de Miroslava, por escribir y publicar la verdad, tiene que actuar pronto, solo o con apoyo de la federación. El Gobierno del Estado ha dicho, prácticamente desde el día siguiente de los hechos, que ese acto cruel y cobarde, ha sido resuelto, y como suele pasar, las primeras 48 horas fueron cruciales para el esclarecimiento. Según las autoridades estatales, ya concluyó en su totalidad la investigación del homicidio, y sólo falta la detención de los autores materiales e intelectuales, los cuales se encuentran plenamente identificados. ¿Entonces? El gobernador Javier Corral, expresó en varias ocasiones que la principal línea de investigación fue la narcopolítica y si consideramos que el alcalde de la zona, donde se supone, radican los homicidas, mismo lugar de donde se originaron las amenazas a la periodista, era un panista, como también los hubo de extracción priista, estamos hablando de un fenómeno de narco-política doméstica y cercana. Como lo reseñó la propia colega Breach Velducea en vida, en aquellos lugares, las siglas partidarias han sido la vía para llegar o conservar el poder y los cacicazgos políticos y económicos, para controlarlo todo. Da lo mismo que sea a través del PRI o del PAN, porque, en el caso concreto del crimen de Miroslava, hay vasos comunicantes entre los dos partidos. Por lo tanto, al gobernador Corral, no le queda más alternativa que idear una estrategia inteligente y audaz para atrapar a los verdugos de nuestra colega” lo más pronto posible. Si no lo hace, yo, que lo considero un hombre bueno, sinceramente, prefiero que nunca me llame "amigo", tal como se expresó que estimaba a hoy desaparecida Miroslava... Él tiene la decisión y la palabra.



Comenta con tu cuenta de Facebook