Editorialista Invitado

TORRE FUERTE

2021-01-13 - Editorialista Invitado


*César Alejandro Domínguez, el ‘pípila’ del PRI
*Hijo putativo de Don Aurelio Páez, candidato pluri
*Otras y otros, “coludidos en negocios sucios y mezquinos”
*Marco Bonilla, en deuda con Alejandro Leyva
*César Peniche, y la apuesta por extradición de Duarte
*Renuncia Diputada al Grupo Parlamentario del PRI


 
 
 
 
 

 

 

 

César Alejandro Domínguez,  el ‘pípila’ del PRI /

Llega al relevo de la presidencia estatal del PRI en Chihuahua, César Alejandro Domínguez, y lleva sobre sus espaldas, la pesada losa (roca) que cubrió al Pípila en la toma de la Alhóndiga de Granaditas en el movimiento de los Insurgentes que encabezó el cura Miguel Hidalgo y Costilla, en un partido político venido a menos y dividido, gracias a Omar Bazán Flores, a quien se endilga la fractura política interna de ese partido de la colonia Dale en la capital.

Es el regreso de una ala del Duartismo que convirtió justo hace siete años a César Alejandro, en presidente estatal del PRI y a Karina Velázquez, ¿la recuerda?, en secretaria general del partido en aquel mes de septiembre de 2013, justo cuando el César-Gobernador, en su ‘locura’ política planeaba, no sólo el virtual ‘asalto’ al partido de Insurgentes en la ciudad de México, sino hasta soñar en convertirse en el candidato presidencial del PRI.

Y por alguna causa lo trae de regreso la ex senadora y virtual candidata del PRI al gobierno de Chihuahua, Graciela Ortiz González, quien de liana en liana en el poder político, gracias a la exdirigente nacional de ese partido, Beatriz Paredes Rangel,  el exgobernador César Duarte y ahora al líder del partidazo, Alejandro ‘Alito’ Moreno, prepara el ritual del ‘sacrificio’.

Y no es la roca del Pípila que carga César Alejandro Domínguez, la que ‘salvaría’ al partido político en las elecciones de 2021, sino la que posibilitaría una operación cicatriz de largo plazo rumbo a las elecciones de 2024, que es el verdadero interés que tiene la dirigencia nacional por levantarle un poco la cola al partido político que destrozó el gobierno de Duarte, y si no, que algún colega en Chihuahua se lo pregunte al exgobernador Patricio Martínez García, coequipero de legislatura de Chela Ortiz en el Senado de la República en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Recuperar la competitividad política a largo plazo, para el partido que entronizará a Alejandro Moreno como su candidato a la presidencia de la República, donde los priistas, de nueva cuenta como en el pasado ven solamente por sus intereses político-personales.

Y con suerte, Graciela Ortiz González reciba hasta entonces su paga como candidata plurinominal, de esas de lista, para llegar de nueva cuenta al Senado.

Su nominación como candidata a gobernadora de Chihuahua en 2021, de mero trámite y de sacrificio para la estelar política del PRI, a quien recuerda con mucho ‘cariño’, el dos veces exalcalde y también exsenador, Héctor ‘Teto’ Murguía, quien no la baja de ser la cómplice de Beatriz Paredes en la “traición” política de 2010.

Cuando el PRI nacional le robó la candidatura a Teto, para entregársela a César Duarte. Y desde el poder, fue como quitarle un dulce. Y la personera fue entonces Graciela Ortiz, hoy flamante precandidata a gobernadora.

El PRI no ganará, ni de chiste, la elección de 2021, pero Alejandro Domínguez, puede ya utilizar su primer nombre: César. Ese que dejo de utilizar para evitar hacerle sombra a quien lo puso al frente de la dirigencia estatal del PRI en aquel lejano 2013. El año del parteaguas en el gobierno de César Duarte.

Después de ese año, ya nada fue igual. El diablo se apoderó de la mente y la voluntad de Duarte, y a quien, coincidencias de la vida, podríamos ver posiblemente muy pronto, también de regreso en una celda de Chihuahua.

En una nada, y César se haga cargo de las campañas políticas de Graciela Ortiz González en el PRI y de Maru Campos en el PAN.

Por lo pronto el Pípila Domínguez ya entró a la alhóndiga de granaditas en el PRI de Chihuahua, pero esta vez no habrá rescate, ni nadie que salve a los ‘Insurgentes’.

 

Hijo putativo de Don Aurelio Páez, candidato pluri /

Vaya sorpresas que da la vida. Hace 30 años, Víctor Manuel Cabral Altamirano, amigo cercanísimo, y diría, otro de los hijos putativos que tuvo el finado periodista de Parral, Aurelio Páez Chavira –el otro fue el ahora gobernador del PAN, Javier Corral Jurado-. Víctor tenía poco más de 20 años de edad.

Era un chaval del barrio, y muy apreciado por Don Aurelio, gran litógrafo, periodista y hacedor de políticos, que trabajó en los gobiernos de Mario Jaquez, Bernardo Norzagaray, Manuel Quevedo, Jesús Macías y los exgobernadores, Fernando Baeza y Don Manuel Bernardo Aguirre, el zorro de la política, donde fue director de los talleres gráficos del gobierno estatal en la ciudad de Chihuahua.

Se desempeñaba como mecánico, y era, pese a su corta edad, el hombre de todas las confianzas de Don Aurelio, y aquel muchacho que le arreglaba todos los problemas mecánicos a la vieja troca, a quien Páez, le llamaba la ‘Limousine’.

Era entonces aquel inquieto muchacho, amigo también de otros periodistas de la vieja guardia.

Bueno, pues le cuento que ese muchacho juarense es ahora precandidato a diputado federal de representación proporcional por la primera circunscripción en el partido de Morena del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El buen Víctor Cabral, hombre trabajador de toda la vida, sin más ambición que la búsqueda de la justicia y la de un buen gobierno para todos, se registró ayer en la ciudad de México. Y va de candidato plurinominal.

Salía de su registro pasado mediodía, cuando llegaba el alcalde independiente de Juárez, Armando Cabada, quien por igual, se habría anotado en el libro de registro de los aspirantes a formar parte de la próxima legislatura en San Lázaro.

Víctor Cabral guarda en sus archivos, la constancia que lo acredita como integrante del Comité Municipal del Gobierno Legítimo de México en Juárez, Chihuahua, su pasaporte a la Cámara de Diputados.

“Su compromiso y responsabilidad principal, serán contribuir a la organización de los habitantes del municipio para la construcción de una nueva Republica (honesta, libre, digna, justa y democrática) y apoyar las tareas del Gobierno Legítimo de México, en la defensa de los derechos del pueblo y del patrimonio nacional”

Un documento histórico con fecha del 11 de diciembre de 2006 que rubrica el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Fundador de Morena y del gobierno legítimo de AMLO desde aquellos tiempos del desafuero.

Y Víctor Cabral, nada que ver con aquel diputado federal del PAN, Gregorio Arturo Meza, también de oficio mecánico, que llegó por suerte y gracias a Vicente Fox a la 58 Legislatura en la elección de 2000.

Gregorio Meza barrió, literalmente, en el Distrito Electoral Federal 04, con el finado exalcalde Jesús Macías Delgado, en aquella histórica e impensable elección. Me lo topé una vez en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) al lado del empresario y exalcalde de Juárez, Jaime Bermúdez Cuarón. ¿Alguien podría imaginar de que hablaron?. Seguramente que no.

El caso y la aspiración de Víctor Cabral son distintos.

Víctor es un hombre cabal, de conciencia, de luchas y causas, y hombre comprometido con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y con el partido de Morena.

 

 

Otras y otros, “coludidos en negocios sucios y mezquinos” /

El aspirante y precandidato de Morena, Juan Carlos Loera de la Rosa, arrancó en la capital una fuerte precampaña de tierra, casa por casa, y llevó un mensaje duro a la militancia y a sus simpatizantes en el partido: no hay colusión en los negocios “sucios y mezquinos” de otras y otros.

No dio nombres, pero no hizo falta en la perspectiva de la sucesión Chihuahua 2021.

Exorcizando los demonios de la política y los ‘fantasmas’ del senador, Cruz Pérez Cuéllar, que todavía se resisten a los designios del ‘Gran Tlatoani’, Loera sigue sumando a cientos de militantes y simpatizantes en la capital del estado.

El coordinador estatal para la defensa de la 4T, está invitando a toda la raza de Chihuahua a poner fin a los malos gobiernos en el estado y hacer una entidad más próspera, libre, democrática y honesta con una sociedad igualitaria y equitativa.

Una precampaña y consulta denominada “Mi prioridad eres tú”, que a ras de tierra, y sin ningún amparo bajo el brazo y, nada más para que la gente de Chihuahua, dicen, vaya poniéndole coco a las diferencias existentes entre algunos de sus competidores dentro y fuera de Morena, y su aspiración (de Juan Carlos), para suceder en el gobierno al panista Javier Corral.

“No es con un amparo como andan otras y otros, acercándose con la militancia, porque no les pueden dar la cara a los jueces, porque se han coludido en negocios sucios y mezquinos”, soltó Juan Carlos Loera, el virtual candidato a gobernador por Morena.

Ni la burla perdona Juan Carlos. Se dijo respetuoso de la presunción de inocencia y del derecho que tienen los imputados, pero al final le ganó la risa. Sabe y así se los dijo a la militancia, que a esos políticos, los acusan de “corrupción”.

En los actos de proselitismo, Loera ha sido acompañado por los representantes de las etnias ráramuri, Margarita Fuentes, el medico Jesús Lozano, Leticia Avalos, representante de los trabajadores, Priscila Orozco de los jóvenes y Nacho Díaz de la comunidad LGTB.

 

 

Marco Bonilla, en deuda con Alejandro Leyva /

Ah que caray!, Marco Bonilla, el ‘Delfín’ de la alcaldesa panista María Eugenia Campos a la alcaldía de la capital, reculó.

No aguanto la crítica ‘constructiva’ y ácida del panista, Alejandro Leyva Martínez, a quien tendrá que agradecerle, si acaso llega a ganar, primero  la candidatura y luego la alcaldía, el favor de la ‘putiza’ que Leyva le puso en las redes sociales, hasta ‘reventarlo’ y obligarlo a optar por la solicitud de la licencia y a deslindarse de todos los patrocinios y apoyos del gobierno municipal en la capital.

Todo por el bien de su precandidatura y la aspiración de su ‘patrona’ Maru Campos, quien finalmente le habría pedido deslindarse y anunciar su retiro del gobierno, para estar en igualdad de circunstancias que el exdiputado y también aspirante a la candidatura del PAN a la alcaldía de Chihuahua, Roberto, el ‘Pony’ Lara, que se lo lleva de calle en los oficios políticos.

Bueno, quizá mera coincidencia con el ‘diablazo’ de ayer en Torre Fuerte, pero allá en la capital, Maru y sus gurús, decidieron ayer recomendarle a Marco Bonilla, con carácter de urgencia, que no había de otra. Y que pedía licencia o pedía licencia.

Nada de hacerle al ‘Mickey’ y simpático y frívolo de la política. A Marco le jalaron las orejas y el grito desgarrador llegó hasta la frontera de Juárez, para que sepan todos que el panista pide licencia el próximo viernes, pero bien podría ser en las próximas horas.

Y sí, aunque Marco Bonilla vea en su correligionario, Alejandro Leyva, el mismo demonio, está en deuda. No hace falta explicar cómo lo traía desde hace meses a punta de chingadazos, pero Marco no entendía.  Se hacia el occiso. Quería seguir mamando, pegado a la ubre y dando de topes.

 

 

César Peniche, y la apuesta por extradición de Duarte /

El Fiscal General del Estado de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel apuesta fuerte en la lucha interna por la alcaldía en Juárez con las siglas del Partido Acción Nacional.

Apuesta a la extradición de su tocayo César Duarte, y por consiguiente al palomazo del gobernador, Javier Corral para que sea ungido como candidato externo del PAN a la presidencia municipal de Juárez.

No pregunte los detalles, pero César Augusto estará en las boletas electorales de junio de 2021. Puede ser candidato a presidente municipal, y en el peor de los escenarios, candidato a diputado federal en el distrito electoral más panista de Juárez, donde sobrarían –como garantía de triunfo-, los billetes de la empresaria Alejandra de la Vega Arizpe, que no tiene ningún inconveniente en que el titular de la Fiscalía haga carrera política.

Por ahora el caso Cesar Duarte ocupa la prioridad de su patrón en Palacio, pero ya se sabe que el Fiscal General tiene muchas ganas de seguir en el entramado de las estructuras del poder, y cuentan que se le vera próximamente en Juárez, la ciudad que quiere gobernar.

 

 

Renuncia Diputada al Grupo Parlamentario del PRI /

Hoy la diputada local Marisela Sáenz, integrante del Partido Encuentro Solidario (PES) y virtual candidata a la alcaldía de Juárez, les pateará el ‘trasero’ a los integrantes del Grupo Parlamentario del PRI en el Congreso del Estado.

Presentará su renuncia al GPPRI en la mesa directiva y ante la presidencia de la Junta de Coordinación Parlamentaria, por la decisión del PRI que lleva como candidatas, a Graciela Ortiz González a la gubernatura y Adriana Fuentes a la alcaldía de Juárez.

Según Marisela Sáenz, Graciela y Adriana son muy poco populares en las propias estructuras del PRI, por lo que no desea que nadie la relacione con ellas. “Cada chango a su mecate”.

“Se acabó mi tiempo y regreso a mi partido del PES. Y además, nunca fui del PRI, ni lo seré”, escribió esta mañana en un mensaje a este periodista la diputada.

Comentarios: [email protected]




Comenta con tu cuenta de Facebook