Sergio Armando Castillo

TATIANA, CORRAL Y EL PEJE…

2018-01-17 - Sergio Armando Castillo


Hay quienes se obstinan, en Chihuahua y el país, en seguir encajonando en un “pleito” y confrontación, a Andrés Manuel López Obrador y al gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, lo cual me parece estéril, inútil, y que en su caso, a quien beneficia es al PRI y al actual gobierno “Peñanietista”, y no al PAN ni a MORENA.


 

A manera de reflexión y recomendación franca, para morenistas y panistas o corralistas, expondría yo, que ambos tienen coincidencias afortunadas en sus formas de lucha por la democracia, y sobre todo contra la corrupción y la impunidad que campea en México, fundamentalmente en las estructuras de los gobiernos, y eso, creo, es lo que deben destacar, independientemente de que militen y encabecen distintos bandos políticos y aun ideológicos.

En ese sentido, y en todo caso, ambos, AMLO y JACO, sin aceptarlo, se complementan en una batalla y cruzada anti-corrupción que a todos nos debiera de atañir.

Y ni Andrés Manuel, ni Javier Corral, harían bien en denostarse uno al otro, porque la causa descrita les es común, y si me apuran, el “enemigo” o adversario en el tema toral de la corrupción, es el mismo de los dos.

Siento que en su estancia en Chihuahua, el “Peje” más o menos se ajustó a esta consideración, al NO meterse en el pleito político fiscal de Corral con Enrique Peña Nieto, al menos no tomando partido directamente, y así es prudente que siga.

AMLO no puede darse el lujo de vilipendiar el excepcional a poyo y crecimiento que un amplio sector de la población chihuahuense le ha dispensado, lo que ya se reflejó en una encuesta a su favor, y de  MORENA, que lo pone por encima del PRI y del PAN, y eso es mucho en estos terrenos del norte.

En el fondo, al igual que el gobernador chihuahuense, López Obrador es radical contra la corrupción, y así lo ha manifestado una y otra vez. Que lo hizo antes o después que Corral, eso poco importa en el fondo.

También estimo, que tal vez nadie en MORENA o el círculo cercano al tabasqueño, le ha dicho que JACO es más liberal y progresista, que panista y por lo tanto, a veces exagera el Peje, en meterlo al mismo costal donde están los de la “mafia del poder” del PRI y PAN, por igual.

En cuanto a la designación de Tatiana Clouthier, hija de Manuel Clouthier, "Maquío", como coordinadora de la campaña de AMLO, me parece una medida excelente.

El hecho de que Andrés Manuel tienda los más puentes posibles con sectores históricamente distantes a su visión y proyecto, como lo son la población neoleonesa y el pujante empresariado de dicha entidad (Grupo Monterrey), es, de igual forma, un hecho notable, digno de resaltar.

La inclusión de Alfonso Romo, por otra parte, como redactor e impulsor de su programa de gobierno, es, de igual forma, un acierto.

 Eso ha logrado que AMLO forje una campaña propositiva, y tenga un discurso más amistoso y menos agresivo. Ahora el tono es más  sustentado y riguroso, dejando de lado los viejos clichés que lo hicieron adversamente célebre.

Considero lo anterior, porque, de acuerdo a Einstein: "no podemos esperar resultados diferentes, siguiendo el mismo procedimiento".

Al parecer, El “Peje” siguió al pie de la letra, las palabras del célebre físico alemán. De haber reclutado a Ricardo Monreal para coordinarle de nueva cuenta, probablemente su campaña estaría siendo un deyavú, sin negar la capacidad y empeño que Ricardo le imprime a las cosas que hace.

Con Tatiana Clouthier, en cambio, le está dando nuevos bríos. Le interesa el voto del norte y el empresarial, sectores que, históricamente se le habían negado.

Al parecer los años lo han hecho reflexionar para bien, y no por nada, a últimas fechas, AMLO está arriba en por lo menos 10 de las encuestas recientes, de empresas y firmas serias del país y el extranjero.




Comenta con tu cuenta de Facebook