Editorialista Invitado

La política me da [email protected]

2020-10-29 - Editorialista Invitado

* EL FEDERALISMO ES UN EUFEMISMO, BIS
* CANDIL DE LA CALLE Y OSCURIDAD DE SU CASA
* SE APRESURÓ TISCAREÑO CON LA FILTRACIÓN
* LOERA ESTÁ FRITO, PARA DONDE SE MUEVA


Luis Froylan Castañeda

Casi por reflejo escribí, en mi cuaderno de notas, “El Federalismo es un eufemismo”, como propuesta para la cabeza de la presente columna. En razón de ese acto reflejo supuse que lo había leído en algún lugar y, sin saberlo, estaba plagiándolo. Entonces la googleé y, efectivamente, lo había leído antes por que yo lo escribí en la WEBA del 28 de abril, cuando los exgobernadores Baeza, Barrio, Patricio y Reyes hicieron circular un video dirigido a López Obrador sobre el tema ¿Los recuerdan? Muy disciplinados los cuatro en apoyo de Corral.

No cambio nada de aquella columna, sin embargo hoy que Javier Corral y otros diez gobernadores han puesto el tema en la agenda nacional, recupero los párrafos principales y al final actualizó las conclusiones. Va completa y si le aburre, sáltese hasta las conclusiones:

En la lucha por el federalismo, ese concepto etéreo que a la gente del norte nos mueve como si fuese un derecho humano, Chihuahua ha quedado a deber, al igual que las otras entidades lastradas de forma directa por la injusta y dolosa distribución de los recursos. Y por ahí deberíamos empezar, acabando con eufemismos como ese de la “inequidad”. No, el Pacto Fiscal es un brutal e injusto abuso que frena el crecimiento económico del país.

La contradicción mayor es que por ley somos Estados Unidos Mexicanos, federalista, y en la práctica nos gobierna un asfixiante centralismo. Las decisiones económicas, políticas, financieras, de salud, educación, seguridad, se toman en la burbuja del poder, donde un gran Tlatoani sexenal ejerce su autoridad sin contrapesos de los gobiernos estatales y los senadores, en teoría representantes de los estados ante la Federación, históricamente están al servicio del presidente en turno, subordinados a sus deseos, intereses  y caprichos. ¡Hablamos de que los subordinados son las personas elegidas para representar a su estado ante el Gobierno Federal!. Así cuando.

El abuso del Pacto Fiscal es consecuencia de esa contradicción dolosa por que una de las partes –la mayor- oculta perversamente los datos simples de la recaudación. Ninguno de los gobernadores sabe con exactitud la cantidad de dinero que la economía de la entidad que gobierna aporta a la Federación. La dorada burocracia hacendaria los esconde tras formulas engañosas y datos generales. No hay certeza de que al menos la distribución 80-20 corresponda a la realidad objetiva ¿Cómo pueden saber que se cumple la proporción? Es peor que un contrato leonino.

El tema más sensible, las finanzas estatales. Pongamos el ejemplo de la educación: Más de la mitad del presupuesto total de Chihuahua se va en nómina magisterial, cuando en la Ciudad de México y en estados como Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, esa onerosa carga está cubierta por la Federación. Encima los resultados son desastrosos, sólo necesitamos sobreponer un mapa del país sobre las secciones sindicales bajo dominio de la CNTE y encontramos la tara.

El extraordinario apoyo los hace ineficientes. En las mismas Salud, Educación y Obra Pública. Fernando Baeza construyó la autopista de doble carril Juárez-Jiménez y ahora la SCT es incapaz de mantenerla en buen estado. Tardaron años adecuando un tramo de 30 kilómetros en la carretera Chihuahua-Delicias y llevan más de un año con un tramo menor a los dos kilómetros que une el libramiento Camargo y la Autopista. Hasta la fecha no han sido para construir el paso superior sobre las vías del ferrocarril, en esa unión.

Menciono los ejemplos anteriores por ser de la mayor obviedad, ahí están como muestra del abuso distributivo, pero con datos específicos seguro quedaríamos asombrados con la enorme carga que significa el Pacto Fiscal para Chihuahua y entidades como Nuevo León, Sonora, Coahuila, Tamaulipas, Baja California, Jalisco, Querétaro y otras. Es un instrumento que por una parte frena el crecimiento de la entidades más desarrolladas y por otra genera adormecimiento y atraso en las que reciben el “beneficio”.

Es una contrariedad por donde lo vean, pero Barrio lo dijo muy claro; “Chihuahua no ha pedido ni obtenido grandes recursos al paso del tiempo, sólo ocasionalmente. Ahora si lo requiere”. No es motivo de orgullo ser omisos en la exigencia, ni una hombrada refugiarnos en la dignidad del que nada pide. Los hemos necesitado durante sequías espantosas, a Barrio le tocó una de las peores, inundaciones, crisis financieras, violentas oleadas de sangre. Hoy apremian la emergencia de salud, sin embargo la necesidad es perpetua.

Aplaudo la iniciativa de los “ex”, reconozco la dificultad para poner sus históricas diferencias en un lado, más conociendo –como los conozco- sus acentuados desencuentros. No obstante el esfuerzo es insuficiente, necesitan más que un video, buena voluntad y la angustia de vernos frente al abismo, para que la arrogancia del Altiplano escuche nuestras voces. Javier Corral debió cerrar ese llamado virtual y ser muy enérgico en la exigencia, en la estridencia es fenomenal. No mendigamos nada.

Y lo más importante, para trascender precisan construir una coalición sincera de gobernadores, donde protagonismos y cálculos electorales queden fuera. La convicción del actual, como los anteriores gobiernos, es mantener el Pacto sin moverle una coma, sienten que aflojando el control financiero pierden poder político. Están equivocados, su lógica es cortoplacista y politiquera, ningún presidente podría salir debilitado si rompe esa camisa de fuerza que atenaza nuestro desarrollo económico. Al contrario, saldría en hombros.

Reyes tiene razón, la mitad de los territorios se perdieron por la desunión de los mexicanos y yo agregaría que también por la mezquindad de una clase política bribona e interesada inmersa en la cortedad de su ambición personal, desatentos al interés de la Nación. La de hoy es época de cambio, de osadía y los políticos que pierdan el pulso del momento perderán la historia. Juégatela, Javier. Chihuahua aplaudirá. Hasta aquí la columna pasada, ahora las conclusiones:

La confrontación actual entre López Obrador y los gobernadores agrupados en la llamada Alianza Federalista confirma las reflexiones de abril. El Gobierno Federal jamás cederá poder frente a los estados, a menos que se lo arranquen apalancados en una “una coalición sincera donde protagonismo y cálculos electorales queden fuera” ¿Esa coalición sincera es la Alianza Federalista? Por desgracia no creo, más bien la tengo por una coalición oportunista que pretende hacer influir su movimiento en el proceso electoral, el mismo senador Gustavo Madero así lo ha reconocido, agrupándola en el mismo cajón de “Si por México” y el frente de contención en el senado. Que también López Obrador lo hace, ¡Siiiiiii!, como los anteriores, pero la lucha por el federalismo debe estar desasociada de coyunturas electorales. Es una demanda justa y pertinente que merece una discusión desapasionada que decidieron tratar con la mayor frivolidad; López Obrador en la obstinación de no recibirlos y burlándose con que salen debiendo y los gobernadores, Alfaro y Bronco, cayendo en la provocación de las encuestas absurdas.

No podrán, López Obrador ya los retó a que cierren saldos y asegura que los estados salen debiendo. Despoliticen y amplíen la coalición, eliminen los adjetivos que tensan la relación, transiten fuera de los reflectores mediáticos, involucren a senadores y diputados, ábranla a foros de la sociedad civil. Quizás entonces consigan sentarse a la mesa con especialistas de la Secretaría de Hacienda y discutir el tema sin la broma de la mezquindad y el oportunismo que le resta seriedad.

En el caso particular de Javier Corral existe otro agravante; concentrado en esa tarea y otras sobre la teorización del estado y asuntos del deber ser, pensando en que así contribuye a su propósito personal de ser Presidente de la República, descuida sus deberes con Chihuahua. Mal pensado y mal momento, con finanzas estatales en quiebra, la inseguridad en los niveles del 2010, las matanzas son diarias, y los hospitales desbordados por la pandemia, es el peor momento para enfrentar una lucha desigual contra la poderosa y arrogante Federación. Jamás tendrá éxito yendo por la vida como candil de la calle y oscuridad de su casa. Es muy elemental; primero está lo urgente y después lo necesario.

Rompeolas

La versión más aproximada a la realidad, según fuentes de la cuatroté, sobre la salida en falso de Juan Carlos Loera, es que Fernando Tiscareño se adelantó con la filtración. Supuestamente ya estaba convenida la salida de Loera, sólo faltaba formalizarla, pero el buen Tisca se adelantó e hizo público que venía Bertha Alcalde. Ariadna Montiel y Loera pararon oreja, Bertha Luján, madre de Bertha Alcalde, está confrontada pero en serio con Ariadna Montiel, protectora de Loera. Tener de sucesora a su enemiga acérrima representaba un golpe mortal para Loera. Lo más probable es que repongan el procedimiento y los cambios se den tal como están anticipados, pero de momento esa renuncia y el nombramiento del nuevo(a) delegado está batido. En cualquier caso Loera está frito, para donde se mueva le dolerá. La única viable, si le permiten, es regresar a la diputación y rogar al mesías por reelegirse. Cosa de días para comprobarlo.




Comenta con tu cuenta de Facebook