Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Jueves, 23 de noviembre del 2017
A Dios sea la gloria.

Manuel Narváez

Gobierno de Chihuahua vs COBACH

2017-03-20 - Manuel Narváez

En el marco del paro de labores de los maestros del COBACH, el gobernador del estado de Chihuahua, anunció la creación de un sistema estatal de evaluación educativa y un instituto estatal de evaluación para medir el sistema de enseñanza.


Este anuncio rebana de tajo cualquier intento de conciliación del poder ejecutivo con las demandas de los maestros en paro para que se les pague un incremento salarial del 3,08%.

Esta decisión del titular del ejecutivo estatal no se entiende como un compromiso por establecer mecanismos para mejorar la educación en el estado, sino como una respuesta temeraria al personal docente y al mismo sindicato del COBACH.

Baste recordar que desde el 2002 fue creado el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE), soporte de la refutada reforma educativa del 2012. Quiérase o no, la evaluación de los maestros es un derecho de padres de familia y sociedad en general para mejorar el nivel educativo en México.

La paradoja es que la reforma educativa ha sido utilizada por la presidencia de la repúbica para satanizar a los mentores y cargarle toda la culpa del pésimo nivel que alcanza la educación de nuestro país a nivel internacional, que es de 11 años.

Por otra parte, la mentada reforma es usada como pretexto por pseudoprofesores y caciques de entidades sumidas en la pobreza, para mantener en el rezago social a millones de estudiantes en el suroeste mexicano. Coincidentemente, donde existe mayor rezago educativo es donde el partido en el gobierno (PRI) mantiene altos niveles de votación.

Si ya existe un sistema de evaluación para medir el desempeño de los maestros frente a grupo y el aprovechamiento de alumnado desde nivel preescolar hasta el medio superior, no entiendo cómo es que el titular del poder ejecutivo de Chihuahua busca sobrerregular dicha evaluación, a menos que sea un mero afán de demostrar el poder.

Y es que el horno no está para bollos, menos para panes en la víspera del 2018. Ciertamente es molesta y desafiante la posición de los mentores del COBACH de dejar sin clases a más de 45 mil  alumnos de este sistema educativo, pero más decepcionante resulta la postura del gobernador y la subordinada que dirige el Colegio de Bachilleres de Chihuahua. Por cierto, esta última curtida en la grilla legislativa local y federal, y excelsa en acumular kilometraje premier de sus múltiples viajes a África y Asía.

La verdad que no doy crédito a la actitud ríspida de una administración que presume de ser aliado de los desprotegidos y apuntalar la educación en el estado. Es cierto que entre otras promesas de campaña incumplidas, destaca la retractación de ofrecer educación gratuita al cien por ciento, sin embargo, pelearse con los maestros y los sindicatos, conlleva un nuevo frente de confrontación en una entidad que retrocede peligrosamente en materia de seguridad.

Comprendo la molestia de los padres de familia de los alumnos afectados y no es para menos. Tampoco se justifica la postura pendenciera y hasta de persecución del gobernador, que a decir verdad, ha sido incapaz de explicar cómo es que seis meses ha destinado más dinero a campañas de publicidad institucional y a promocionales de la carrera de la liberación, en la que  se  gastó más en camisetas y gorras que en el donativo para la asociación civil elegida, de lo que significa el importe del aumento salarial.

No entiendo, en serio, cómo es posible que el primer cráneo del estado y la reina de las pluris panistas se ofusquen tanto por el reclamo de los maestros del COBACH por un incremento salarial mísero del 3,08%, cuando se destinan 240 millones de pesos en despensas, lo que se percibe más como una mimetización priísta de control clientelar electoral, que ayuda humanitaria.

Todavía más escandaloso es que esta administración estatal, la que se creía agente de cambio, haya dejado intocables los altísimos ingresos brutos de toda la plantilla burocrática que suplantó al presunto gobierno más corrupto en la historia de Chihuahua. Igual de decepcionante es que solape el nepotismo tal y como lo hiciera su antecesor, porque familias enteras y matrimonios de todas las corrientes internas del PAN ocupan cargos de alto nivel en el gabinete legal, ampliado, organismos desconcentrados, descentralizados y en los poderes judicial y legislativo.

En este contexto de contrastes, cómo enojarnos con los maestros del COBAH por el paro como medida de presión para que se les respeten sus derechos laborales,  cuando el titular del poder ejecutivo arremete contra ellos como si fueran delincuentes, mientras que el estado se sumerge en una espiral de la inseguridad.

Yo no sé si haya tiempo para que esta administración rectifique y se reivindique ante los chihuahuenses; lo que si veo alarmante es el trepidante deterioro de la relación del poder ejecutivo con la sociedad civil; la desaparición del respeto a la división de poderes y el divorcio con la doctrina humanista abanderada por el ilustre Manuel Gómez Morin.

P.D. Bien por la decisión del ayuntamiento de Chihuahua de indemnizar a los deudos de las víctimas del Aeroshow. Mal que no se castigue a los demás responsables. Suspicacias por supuestas comisiones jugosas que recibirían los abogados que estuvieron empujando las indemnizaciones.




Comenta con tu cuenta de Facebook