Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Lunes, 23 de octubre del 2017
A Dios sea la gloria.

Editorialista Invitado

Cómo crear una buena carta de presentación

2017-03-06 - Editorialista Invitado

Cuando te encuentres en plena búsqueda laboral, además del currículum puedes incluir una carta de presentación con el fin de desarrollar las virtudes que te hacen fuerte para determinado empleo.

Por Edith Gómez


A la hora de buscar trabajo es indispensable contar con un currículum actualizado y completo. Una forma de hacerlo es adjuntando una carta de presentación. Se trata de elaborar una breve explicación a través de la cual el candidato explica por qué se considera capacitado para asumir el puesto al que postula.

Una carta de presentación tiene que ser muy profesional y estar redactada de forma clara, concisa y sin faltas de ortografía. Su contenido ha de ir dirigido a explicar por qué el candidato reúne los requisitos del puesto, destacando y dirigiendo la atención del seleccionador hacia las habilidades, capacidades y conocimientos que el candidato ha demostrado, con ejemplos concretos basados en su experiencia anterior o en su experiencia no laboral.

La carta de presentación es una herramienta adicional a tu currículum que te da la oportunidad de generar una primera buena impresión. El objetivo de la misma, es despertar el interés de la persona que lo reciba incentivando a la lectura de tu perfil.

Aunque tu carta de presentación debe ser coherente con tu currículum, no se trata de volver a escribir tu currículum haciendo un resumen del mismo, sino de enriquecerlo subrayando tu interés por el puesto y/o la empresa a la que te dirijas y seleccionando los puntos fuertes de tu candidatura. Tu carta de presentación debe dar la impresión de que es única y exclusivamente para esa empresa y puesto. Enfócate en lo que la empresa necesita, no en lo que tú quieres.

No somos los únicos que vamos a optar por un puesto de trabajo, y hacerla brillar entre las tantas que recibe un empleador se puede volver una tarea bastante complicada. ¿Quién no se queda en blanco cuando de escribir habilidades se trata?

Por eso en este artículo queremos tenderte una mano. Los expertos en selección de personal o reclutadores afirman que existen dos aspectos claves que toda carta de presentación debe tener: encontrar un atributo único sobre la empresa a la que quieres entrar y que sirve como su razón para aplicar; y averiguar los puntos flacos de la compañía para dar en el clavo a la hora de enseñar en qué puedes ayudar.

  1. 1.       Encontrar un atributo único acerca de una empresa 

Para dar en el blanco, lo mejor es hablar con un empleado: alguien con un conocimiento profundo de la empresa y que, obviamente, no esté involucrado con el proceso de selección de personal. El motivo de la charla debe tener una meta clara: tener una visión un poco más de “adentro” de la empresa, tener información relacionada con la cultura empresarial y cualquier otro aspecto que consideres pertinente.

No caigas en el error de llegar a una conversación donde te encuentres solicitando la ocupación del puesto. Más bien encárgate de dar una buena impresión, de mostrar naturalidad e interés en la empresa, ya que es probable que esa persona pueda dar buenas referencias de ti, lo que puede inclinar la balanza sobre ti. 

¿A quién me dirijo si primera vez que escucho el nombre de esta empresa? Primero examina con tus amigos, familiares y personas cercanas a tu entorno para verificar si, por casualidad, alguno de estos tiene información valiosa de la empresa o conocen a alguna persona que sí pueda ser de mucha utilidad.

Pregunta a viejos amigos de la universidad o en centros estudiantiles si tienen información de alguna persona que se desempeñe laboralmente en esa empresa. Internet también es tu amigo. Ve en busca de foros con posible información. También puedes aprovecharte de las virtudes de LinkedIn y ver las conexiones de usuarios con esa compañía.

Estás entrando en un mundo que quizás no conozcas, así que deja la vergüenza a un lado y ve por lo que quieres. Te sorprenderá darte cuenta como la gente tiene voluntad de ayudar.

2. Localiza los puntos débiles de la empresa y cómo puedes tú servir de ayuda 

Para encontrar donde flaquea la empresa, es decir, cuál es el área donde más necesitan ayuda, la estrategia se repite, pero esta vez con un enfoque diferente. Extrae cuanta información útil puedas de ese empleado con el que conversas. Cada detalle no deja de ser importante para, posiblemente, incluirlo en tu carta de presentación. Se inteligente e interpreta con delicadeza las reacciones que pueda tener esa persona con cada etapa de la conversación, de modo que la voluntad de ayudar de esta persona no se vea afectada.

Si, por mala suerte, no lograste pillar a ese “informante”, trata de leer toda la información importante disponible en internet que puedas (no creo que esa empresa, a estas alturas, no tenga presencia en internet) y aprovecha LinkedIn para tener una idea más clara de la organización departamental del área a la que quieres entrar con tu postulación. Reúne los recursos que puedas y saca las conclusiones pertinentes acerca de cómo se podría beneficiar la empresa con tu contratación.

Si la empresa está pasando por un proceso de competencia importante puedes hacer frente con tu creatividad. Por otro lado, si la compañía se ha “quedado en el aparato” en lo que respecta a la tecnología, puede que tus conocimientos informáticos pueda parecerles el granito de ayuda que necesitan. Son algunas ideas que puedes tomar en cuenta.

Es esencial que identifiques los elementos clave e ilustres la adecuación de tu perfil a las necesidades de la empresa a través de resolución de problemas anteriores, experiencia previa, formación y conocimientos. ¡Destaca tus puntos fuertes!

 

 

 

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben




Comenta con tu cuenta de Facebook